La Secretaría de la Facultad de Ciencias (Universidad de Oviedo)

Un año más la Fundación Hidrocantábrico convoca unas becas en colaboración con la Universidad de Oviedo. Las becas se conceden por orden de expediente, y he quedado como el suplente de Matemáticas… ¡hay que joderse! Hasta aquí todo más o menos normal (no tengo beca por unas 3 centésimas de nota, más o menos), pero ¿qué pinta mi Secretaría en todo esto?

Las becas se concedieron el 24 de Diciembre, y durante las Navidades llamaron a los seleccionados para avisarlos de cuándo tenían que ir a hacer las entrevistas. Pues bien, a mi me llaman de Secretaría el Miércoles pasado (12 de Enero) para decirme que mi Decana Concha Masa no había entendido bien si tenían que ir a la entrevista sólo los elegidos, o los elegidos y los suplentes, y entonces me piden que me pase el Lunes 17 a las 9:30 por HidroCantábrico «por si tengo que ir»… ¿Por si tengo que ir? ¡Manda cojones! ¿No se supone que es su trabajo enterarse de si tengo que ir o no?

A mi no me supone mayor problema acercarme hasta HidroCantábrico, pero no todo el mundo vive en Oviedo, e ir por ir es tontería. Ni que decir tiene que debo de ser el único suplente de toda la Universidad de Oviedo que tuvo que acercarse a HidroCantábrico el Lunes porque ni su Decana ni en su Secretaría fueron capaces de comprender algo tan sencillo como que los becarios seleccionados tenían que ir a una entrevista, y los suplentes no…

¿Pataleo fruto de haber quedado suplente? Si fuese un pataleo lo habría escrito el propio Lunes (de hecho, lo podría haber escrito hasta el Miércoles pasado) y no una semana y media más tarde.

¿Un desgraciado despiste puntual? ¡Ni mucho menos! El año pasado sin ir más lejos me tuve que matricular fuera de plazo porque me costó dos llamadas a casa de Secretaría y dos visitas en persona más hacerles comprender que si no voy a presentar el «Trabajo Académicamente Dirigido», malamente voy a necesitar convocar un Tribunal para que lo evalúe… En honor a la verdad es cierto que Benjamín Dugnol, que teóricamente me estaba dirigiendo el trabajo, también puso de su parte para que me matriculase fuera de plazo, con su increíble noción de «fecha límite para la entrega de actas»… Mejor lo dejamos para otro día, que tampoco es plan de contarlo todo el mismo día.

Casualmente el Lunes pasado me escribió una chica para pedirme que la aconsejase si estudiar Matemáticas… ¡Mwahahaha!

Otro día cuento que estoy aprendiendo Python, y que con un poco de suerte en menos de un mes termino la carrera

2 Comentarios sobre “La Secretaría de la Facultad de Ciencias (Universidad de Oviedo)”

  1. anónimo dice:

    Lo de un director de trabajo no tenga nocion del tiempo va a ser cosa habitual, mismamente, cuando yo hice mi trabajo de fin de carrera, despues de pasarme un verano tocandome las narices bajo los arcos del (para mi) desconocido campus de viesques, a ver si tenia a bien pasarse por alli, un dia que lo pillo, le digo “buenas, venia a que le echaes un vistazo a la documentacion a ver si va bien…” y me responde “como que si va bien, si el plazo para entregar acaba pasado-mañana” no es necesario contar el atraganton que me dio ese dia que tube que imprimir 300 hojas, buscar alguien que las encuadernase, preparar la presentacion etc… pero que se aguanten, les presente una sola copia y si querian otra que la imprimiesen ellos (cosa que asombrosamente colo, dicho sea de paso)
    Para luego descubrir que “mi” plazo acababa un mes mas tarde, pero bueno, no que quejo, alli lo presente, colo, y termine la carrera un mes (con los que teoricamente iban a seguir estudiando Ingeniero) antes de lo previsto X’D, y se porto con la nota.

  2. Maria dice:

    Lo de la secretaria de la facultad de ciencias es cosa de otro mundo…
    Y no te quejes, que yo un año tuve que entrar a marcar YO misma las asignaturas que habia elegido en el ordenador, mientras la tipa esa se rascaba… , bueno, lo que se rascaba. Y no te cuento más anecdotas porque las tengo de flipar.

Deja un Comentario